Hola,¡ bienvenida!

Después de muchos años leyendo libros de superación personal, de los que tanto tiempo huí, de tomar cursos online, presenciales, videos de youtube, blogs como éste, escribiendo en mi diario, orando, meditando, llorando, sonriendo, escribiendo verdades divinas; un día me sentí lista para voltearme a ver.  En mi ya no había más espacio para el aprendizaje, algo así como cuando te terminas el postre y sabes que aunque la comida que te están sirviendo es deliciosa es hora de agradecer, levantarte e ir a tu propia cocina a ver que hay en la nevera.

Un día tuve el coraje, la fortaleza de parar y voltear a verme. Resultó que descubrí que había más fortaleza en mí, que en mi herida, sí esa de la que huí, la que me llevó a mi etapa de superación personal – agradezco eso-, ese hoyo negro que se sentía como una aspiradora sigue ahí tal vez me acompañe toda mi vida terrenal más ahora sé que no somos extraños y que sí podemos vivir en armonía; de hecho ahí encontré paz, balance sí entre tanta violencia hay todo eso. Ahora esa aspiradora ha tomado cierta distancia que ya no me pisa los talones, ahora absorbe aquello que ya no necesito, le estoy conociendo y al parecer no quiere absorberme, está aquí para ayudarme. ¿Quién lo iba a pensar?

Mi hoyo negro no es marcado por algo en específico, sólo fue acumulación de desatención a mi existencia, a mis deseos, a mis sueños, a mi Dany y claro se fueron creando pequeñas llamadas de atención que ignoré, por que dolían. Ya no creo más en compartir culpas, se que es perder mi oportunidad de crecimiento; es una forma de dejar pasar la lección y si algo he aprendido es que lección que no integras, va a regresar más fuerte, con más violencia y armada de todo lo que necesite para que logre verla.

¡Bienvenida!  

Dentro de mis oraciones, pedía al universo que me guiara, ¿cuál era el siguiente paso? ¿necesitaba ayuda externa? ¿algún retiro? ¿un guía espiritual? ¿algún viaje espiritual? ¿agregarme a algún grupo? la respuesta siempre fue confía estás siendo guiada, claro que había días que esa respuesta me era más que suficiente otros me violentaba pues no había ninguna manifestación física y mi constante sensación es ¿y si esa respuesta no es cierta? ¿sí mi mente está creando estas respuestas? ¿si estoy en negación? bueno pues ahora sé que sí es cierto, siempre somos guiados. ¿Cómo lo sabes? bueno por que tu mente es incapaz de generar un estado de paz, de armonía, nuestra mente trabaja a partir de la ausencia y presencia mientras nuestra alma está completa.

Un día sentí la necesidad de ir a ver a mi amiga y estilista, platicando me dijo: ” amiga te regalo una cortesía para un masaje ayurvédico, no tienes que pagar nada y aprovecha que es Navidad y regálatelo aparte tienes tiempo, no te vas a arrepentir“.

La bendita sabiduría, resulta que dentro de mis miles de libros y demás ya conocía las bondades de la medicina ayurvédica, es un regalo que se les dio a los antiguos sabios, es tan completa que conocieron el cuerpo humano por medio de las meditaciones mucho antes del desarrollo de la medicina, de hecho parte de la medicina “moderna” está basada en esta antigua sabiduría.  Regalo de Navidad, si algo estaba trabajando en esa etapa de mi vida es la reconexión con mi energía femenina, si no lo sabes lo femenino recibe, algo que mi antigua Daniela no se permitía, era demasiado íntimo y una mujer fuerte en este mundo moderno – no puede andar recibiendo tiene que hacerlo todo ella sola, ¡menos gratis!- Dios mío, con razón estaba tan cansada.  En verdad no me arrepentí, mi terapeuta, mi amiga, mi guía, me está ayudando a voltear y verme, aplicar todo eso que anhelé, escribí, escuché, dije, aspiré, exigí en mi, a vivirlo y poder ver a mi hoyo negro a los ojos.

Resulta que era violento y dolía, por que estaba siendo ignorado. Sí estaba ignorando mi sombra, ésta parte mía que me avergüenza, la que no reconozco más que en los otros y que algunas veces simplemente duele, sí sigue doliendo sólo que ya no quiero voltearme, está bien verme a los ojos y sonreírle, aunque no me guste. Comprendí que vivo en un mundo de dualidad y que en este mundo terrenal es vital experimentarla por que te da profundidad, textura, contraste, esencia, te completa.

Sin darme cuenta con cada post en Facebook, cada nota, cada vez que lloraba, que no comprendía, que me sentía enjuiciada, que dudaba, con cada sí a la voz, con cada vez que he ido en contra de mi razón y diciendo sí a algo que se siente más fuerte, fui sembrando esta experiencia, este gran amor que es verme completa y no querer voltearme, contenerme, experimentarme, darme tiempo de observarme sin querer solucionarme inmediatamente, darme espacio para mis berrinches, para el dolor ésta es otra que merece un post completo, tocar mi dolor, un gran maestro con el que me estoy reencontrando.

Confía en tu camino, escúchate cuando tu ‘sí’ viene del corazón, cuando es constante confía por que esta fuerza mayor está aquí para ti y créeme que usa todos los medios para guiarte. Recuerda que estás reconectando con algo que haz olvidado y que ya conoces. Ora, escucha y por favor haz un diario donde puedas expresarte sin filtros, es tan sanador, esta prácitca también merece un post.

¡Bendiciones!

Daniela Flores

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s