Mis Partes Peligrosas

Tengo la mala costumbre de poner el dedo sobre aquello que anhelo más, no sobre el chocolate o el café, más sí sobre la casa, el negocio o el amor que me espera ya

es esta creencia vieja que no logro desestimar “solo lo que cuesta vale”, el problema es que mi costo es alto, distorsionado, hasta dañino, es desgarrarme por otro, sino ¿de qué va?

y es que en realidad hay de costos a costos, están los que te suman como quitar las hojas amarillas y permitir que nazcan nuevas, te pide
una despedida y te regala una bienvenida

este equilibrio aún me toma por sorpresa lo bien que lo sé hacer y lo poco que lo conocía

pero hay otros a los que soy inconscientemente adicta, esos que me sabotean y que tristemente era lo que conocía más

un poco de sacrificio, un poco de empuje en dirección a la bendita pared del no, solo para limpiarme el cuerpo y volver a empezar

es que bien sé hacer esto de recuperarme del no ajeno, pero que complicado a sido aprender el otro no, ese que te redirecciona

entonces voltee y me di cuenta que yo era el dedo que sostenía la chaqueta que me volvía a poner en el inicio de este ciclo, ¿qué insistía en ganar?

¿cómo ganas un circuito que inicia y termina en el mismo lugar? Así es, llenándolo de competidores dispuestos a vivir de inicio a final

me llenaba, anhelaba, planeaba, soñaba, solo para llenarme de dudas y ver estos sueños desinflar, volver al circuito, volver a trabajar

¿qué ganaba? poner el dedo en mis anhelos, alimentar la duda sobre mi propio valor, mantenerme a salvo del fracaso

evitar ver fuera del circuito, sin fuerza ni amor propio ¿de dónde tomas el valor para rebelarte a ti mismo, a tus condicionamientos, a tus miedos?

¿cómo confiar en ti fuera del circuito? Si solo conoces el hambre de llegar al final, para volver a empezar

y así me volví extranjera de mis propios anhelos, una niña adiestrada en el cuerpo de una mujer que amaba ir tras lo que sabía no era para ella e ignorar lo que estaba ahí listo y en la
puerta

hasta que te hartas de finales ficticios, de callarte y eliges despertar

la fuerza de haber conocido tus peores versiones es la que te quita el miedo, si pudiste lastimarte tanto también está en ti sanarte, cambiar tu camino, elevarte, tomarte

dejar de victimizarte, aceptar tus decisiones que también son la falta de las mismas y aprender a olvidarte, dejar ir las hojas amarillas para que lleguen las nuevas

el camino de la vida esta lleno de contrastes, de crecimientos, de trayectos recorridos, de eso que nos cansó y nos obligó a vivir mejor

para mi es hacer rendir eso que se me dió en mi maleta inicial, no pretendo entregarla igual, sin abrir, sin crecerla, sin aprender el perdón, el
olvido, el dejar ir, el pintar nuevos caminos


Daniela Flores

Anuncio publicitario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s