El Vestido de la Revancha

Un poco me hastía esta ideología del vestido de la revancha, del cuerpo de la revancha, de sacar un clavo con otro…Ahora con la separación de una mujer famosa, sale por todos lados.

Me hastía que las relaciones sean algo que se envuelve y vámonos. Se siente tan falso, tan impuesto al menos a mi como mujer moderna; como si me vendieran algo que al parecer me va a empoderar, una libertad que gané y debo ejercer. Pero mi mujer sabia, con sus ropas que cuentan historias me dice es superficial, no temas ir dentro Daniela.

Me preocupa ver personas que aman a alguien más, abrazadas a alguien que las ama pero ellas no tanto de regreso. Como aguantándosela pero la otra opción es sentirse débiles, quisiera que supieran que hay otra opción y es honrar lo que te está pasando a ti. Y, ¿dónde quedan ellas? ¿qué pasa con el amor, con su amor? que pasa con ese amor que te recorre, ahí se queda, bueno en mi así es. No sé, de donde se apaga. Ojo, no es dejar pasar la actitud, aguantarte, perseguir o así. Hablo meramente del amor.

La relación se acaba, está bien es parte de la vida. Hablo meramente de honrar tu amor, porque desgraciadamente si hay una obligación de tener una nueva relación, entre más rápido mejor. Entre más joven, mejor posición, mejor algo que el actual ya estás, ya sea casual, semi casual, no casual, para probar que “seguiste con tu vida”. Y perdón, pero la vida no es solo una relación, un matrimonio.

Me cansa esta ideología moderna de dar vuelta a la página con otra relacción inmediatamente, porque pienso ¿y yo?. ¿Dónde quedo yo?, ¿dónde se mete el sabor del otro?, ¿dónde guardas lo que acaba de terminar? ¿Dónde queda esta parte del amor que yo tengo? No sé, tal vez vivo fuera de esta época.

Entonces, en mi inició un viaje enorme, y resultó que el amor fluyó a mi, pero no pasó hasta que me permití aceptarlo, honrar que amaba sin ser correspondida y lo siguiente fue trabajar en la vergüenza y en la falta de poder que sentía; descubrí que era mi ego que estaba herido e igual tuve que sanarlo, una sanación que me actualizó a más áreas de mi vida.

Creo que es muy humano, de ahí la necesidad de mostrar que eres un mujerona o super hombre, para retomar tu poder. Pero siendo sinceros no iba conmigo, me sentía en un papel que no me quedaba, entonces lo dejé ser, fluir. Lo más difícil fue no esperar nada, muy complicado.

Lo que aprendí es que estaba honrándome a mi, a mi parte de amor, a lo que yo aportaba a esa relación eso estaba honrando; sin saberlo me estaba dando un lugar, me estaba reconociendo y saben me hizo libre. Aceptar lo que era en mi, me hizo super fuerte. Entonces…

Aquí, un lugar seguro para dejar la vergüenza por algo tan natural en el ser humano como es amar. Nunca dejes que nada condicione tu amor, es tu regalo al mundo.

Y habiendo pasado por esto, puedo decir que te hace crecer; así amar sin correspondencia, (acéptalo), en silencio porque dejas de tener con quién hablarlo, al parecer después de un tiempo tiene que morirse; en mi se sentía a enterrarlo en vida y enterrarme a mi en vida.

Entonces tuve que honrarlo. Aprendí a diluir la vergüenza que las mismas mujeres me hicieron sentir por algo que en mi era natural, esa vergüenza por no ser diferente, por ser tan así. Apagué ese tic tac que contaba los meses, los años y deje que el amor fluyera en mi vida, que inundara mi ser y me volví un jardín.

Resultó que el chispazo era necesario, encender esa clase amor en mi alma despertó la poesía, la pintura, la contemplación, la bondad, me obligó a reconocer la fuerza del amor, el propio primero (todo un descubrimiento), a dejar la vergüenza aprendida, descubrí que no era la única solamente aprendían a ahogarlo en otras relaciones, en su cuerpo, en trabajo, en cinismo, y tomarme completa. Definitivamente a amar libremente.

Entonces, descubres que verte, amarte, escucharte, respetarte, siempre va primero… eso fue lo que a mi me enseñó. Sabes es como tener manzanas extras, entonces descubres que puedes hacer conservas, hacer pay, etc.

Más no fue hasta que lo acepté, honré que se transformó. Hasta que no lo tomé comprendí, que amamos a través de nosotros… entonces sí, ese amor era un reflejo de todo esto que ya habitaba en mi.

Siempre hay un, para que, déjalo y ya. No te claves en el otro, bendícelo, despertó en ti amar. Parece común, pero no es cualquier cosa, tomo su camino, su elección, su vida, su universo, su energía, su tiempo, su lección.

Realmente esta lección es más para ti, quédate con lo que es tuyo, con ese amor y permite que te nutra en tu vida, en lo que tu anhelas. Créeme siempre construye, pero requiere tu sí para actuar, paciencia y flexibilidad. Ver las cosas desde otra perspectiva, por favor desgaste de la aprendida. Necesitamos crecer.

Ahora que este árbol da manzanas, que es acerca del árbol no del que lo sembró es que puedo validar mi proceso y compartirlo contigo. Que ese amor que sientes siempre cosas lindas en ti y por lo tanto en el mundo.

Daniela Flores

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s