Las mismas estrellas.

Estoy en medio de un paraíso,

donde casi puedo tocar

las estrellas

con solo levantar los brazos.

El sabor del jugo de piña

aún recorre mis labios,

los refresca

como hacen las olas

cuando tocan la arena.

La arena blanca me sostiene,

juguetea entre mis dedos,

el sol me hace un manto,

los árboles me ofrecen

una sombra fresca,

como mayordomos

esperando a sus invitados.

El relato sobre

elcaracol que anunciaba

la llegada de los barcos,

me lleva a un viaje siglos atrás,

donde dos amantes

se sentaron en esa misma banca donde hoy estoy,

haciendo planes

que no sabían si podrían cumplir,

dependería de los dioses,

de las mismas estrellas,

que hoy casi toco sólo con levantar los brazos.

Quisiera moverlas,

acomodarlas para ellos

y que así pudieran tener

más de esos días de banca,

haciendo planes sin parar

de sonrisas sin motivo,

de silencios largos,

y miradas cargadas de complicidad.

Daniela Flores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s