¿Nos convertimos en mar?

Algunas veces amamos como el otro necesita,

empieza como una cortesía

a manera de introducción,

como una bienvenida.

Como la arena que recibe

a la tortuga recién nacida.

Entonces uno por el cansancio,

por el día a día,

por la vida misma que no deja de ser

empieza a amar como uno ama,

un lenguaje desconocido para el otro

acostumbrado a nuestros malabares.

Es ahí, donde el otro se siente engañado,

burlado algunas veces poco amado,

la desilusión toma su lugar,

comienza a sentir que se le ha dejado de amar.

Si tan siquiera pudiéramos comunicarnos,

decirnos que siempre nos hemos amado,

al principio como el otro necesitaba,

después como sabíamos.

Tal vez ese sería el suero

para curar nuestras heridas.

Así como el mar

que recibe a la joven tortuga,

serán extraños en los primeros encuentros,

después se volverán uno.

Tal vez lograríamos

aprender nuevos te quieros,

conforme a la vida que cambia.

Al final sólo queda el amor

sin importar las previas cortesías

la desilusión al descubrirlas.

La madurez de nuestro amor

está tocando la puerta.

La abrimos juntos amor mío,

¿nos convertimos en mar?

Daniela Flores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s