Tu Estacionamiento

Ves que tus redes están llenas de frases positivas, motivacionales y demás. Entonces sientes como que algo se te retuerce en la panza, sí son bonitas y claro que las deseas. Pero en este momento simplemente se sienten en un mundo paralelo a ti.

Así es, están a un mundo paralelo tuyo, disponibles para ti en cuanto desees vivirlas más no en este momento. Entonces entra en ti una lucha, un desgano y ¡pam!. La frase a logrado en ti el efecto contrario, no es por que las frases, la visualización o la motivación sean una basura, son parte de un proceso y para eso tienes que preparar el terreno.

Ahora tu vida no tiene que estar en ruinas, o ser un martirio, puedes tener una vida tranquila y sin embargo desear más cosas ya sea para ti o para los demás.

En mi experiencia, lo que más ha detenido mi proceso de crecimiento y despertar, por que seré sincera yo deseo tener una vida consciente, estar presente comiendo un pan y un café mientras escribo es delicioso. Lo que lo ha detenido ha sido “mi merecimiento”, he tenido que desempacar de la caja, que tenía la caja, con la caja de la cajita donde había guardado mi merecer. En todas esas cajas que lo envolvía estaba el debería, el tengo, el debo hacer tal para recibir, si recibo debo pagar. En cuanto dije sí quiero despertar, algo comenzó a oler mal en ese departamento, ¿por que me complicaba tanto para recibir? ¿Por que justificaba tanto mis momentos de tranquilidad? ¿Por que buscaba estresarme?. Entonces pude ver que mi merecimiento estaba escondido.

Ya tenemos en nosotros todos los valores, dones, cosas especiales y bonitas de las que somos capaces los seres humanos. Piensa en un estacionamiento:

Tienes gratitud, merecimiento, apreciación, éxito, paz, plenitud, bienes materiales. admiración, enojo, envidia, miedo, bulling, etc. Y el amor (no el de pareja, el amor incondicional que es la base de lo que somos) es el administrador.

Naces y tu estacionamiento está vacío, no hay coches estacionados, no tiene etiquetas simplemente está libre.

Un día a los 3 años, jugando con tus amiguitos en el Kínder se ríen de ti. A ti no te gusta que se rían de ti de esa manera, entonces un apartado se abre llamado bulling/burla y un carrito se estaciona, es mediano por que dolió un poco. Después pasan los días y ahora son tus padres los que se ríen de una palabra o acción que les causó gracia, eso dolió aún más y es ahora un trailer el que se estaciona ahí. Entonces decides cerrar ésta área del estacionamiento, simplemente duele de demasiado. Pasan los años y cada vez que presencias una burla, un ataque recuerdas a los coches en tu estacionamiento, estos nuevos quieren entrar pero es imposible el cupo está lleno y con poco duele aún más.

¿Entonces, que hacer? Voltea a ver los coches que tienes ahí estacionados, fue El Niño herido quién abrió ese estacionamiento, recuerdas no sabías de etiquetas, fue su inocencia lo que hizo que les diera un lugar. Es ahora el adulto el que pude decir, “¡gracias!, es hora de que se vayan, ya cumplieron con su deber y este estacionamiento deja de existir”.

Si en ti no existe nada que resuene a aquello que tanto te molesta, entonces deja de molestarte, creemos que las injusticias nos duelen sólo por que somos demasiado buenas personas, sensibles y empéticos, ¡claro! Uno no es de hueso. Sin embargo, cuando una experiencia se repite y repite en tu realidad, y te causa una molestia, miedo, desasosiego grande en tu vida, va más allá de tu capacidad de sentir al otro, en ti hay un estacionamiento abierto con coches adentro a los que les sigues dando lugar, y mantenimiento.

Imagina el poder de tu estacionamiento si ese lugar que usas para injusticias y que alimentas con quejas, críticas, miedo y defensa estuviera ocupado por respeto, entonces podrías ver la fortaleza qué hay en las personas que pasan por momentos difríciles, podrías verlas de igual a igual aún cuando sus circunstancias son diferentes por el momento. Si tu molestia es tan grande y quisieras actuar más allá de la queja, entonces podrías genera soluciones que nunca antes habías pensado, ¿sabes por qué?. Por que ya hay espacio para ti para ir más allá de la atención que esos dos autos necesitan.

Atendemos a los autos de nuestro estacionamiento a través de quejas, crítica, de dolor, melancolía, enojo, violencia verbal, mental o física.

Ahora, en ese mismo estacionamiento está el merecimiento, el mío tenía espacio para un coche pequeño tipo un Smart muy justo y cerrado con mil candados, ¡no se lo vayan a robar!. ¿Sabes por que? Al lado estaba el miedo, este tenía dos pisos y era casi casi el administrador al menos eso creía. En mi creencia, si yo dejaba de confiar en el miedo, y quería quitarle poder entonces yo estaba siendo una persona poco humilde, me estaba creyendo que podía ‘vivir diferente a los demás’, arrogante y la vida me pondría en mi lugar en cualquier momento. ¿Quién era yo para pensar que podría estar segura y a salvo? ¿O merecer cosas bellas? ¿O decir que no a amistades que ya no eran buenas para mi?. Mi miedo me decía ¿quién eres tú?.

¿Que espacios puedes desalojar comenzar a desalojar en tu estacionamiento? Puede ser orgullo, enojo, venganza, resentimiento, dolor, indiferencia, soledad, hambre, escaseces, duda. Tal vez le puedas ir quitando un lugar, cada que alguien quiera estacionar te darás cuenta que tantos coches tienes estacionados. Recuerda el otro es un espejo, un maestro que está ahí para servirnos así como nosotros a los demás. Lindo, ¿no?. Me da una tranquilidad saber que todo esto está tejido de una forma exacta y si no lo estoy aprovechando, entonces estoy un poco dormida o mi músculo de confianza requiere trabajo.

Hazlo desde el amor, es el único que tiene la capacidad de ser paciente, determinante, flexible y sabio a la vez. En mi despertó y constantemente fue retomando la administración del estacionamiento, yo ya había dado el primer paso, cuestionado al miedo, a mi sistema de creencias.

Entonces, este lot del merecimiento fue creciendo y recibiendo más automóviles, se quitaron las cadenas y las rejas al rededor es ahora más abierto a recibir. Intercambia autos y servicios con la gratitud, apreciación, con bienestar, servicio. Saqué autos viejísimos, adoptados, prestados y permití que estos nuevos, más adecuados a mi presente se estacionarán, tal vez en algún momento se tendrán que ir y llegaran nuevos, está bien es parte de la vida. (Para los coches también está bien, somos nosotros los que nos apegamos a ellos).

Sabes, creemos que no podemos hacer nada en nuestra vida, por que lo hemos intentado hacer con la de los demás sin que funcione, con el sistema político, con nuestra familia y amigos. Entonces, llegamos a nuestra relación previamente derrotados y con un poco de precaución a perdernos de nuestra relaciones, del drama y del estrés. ¿Que pasará si empiezo a ver le mundo como una burbuja rosa y luego se rompe? He el amor no es así, es rudo, créeme la burbuja rosa es en la que vives ahora. Si eliges por el amor, por una vida consciente tu vida se volverá una experiencia, profunda, rica y deliciosa.

Haz espacio en el estacionamiento para aquello que deseas vivir, si no en donde estacionará cuando esté cerca de ti.

Desaloja aquellas ideas, recuerdos, enojos, envidias, que ya no te sirven. Son viejos y sólo ocupan lugar, no los quieres pero los defiendes, eso te ocupa energía de vida.

Establece límites sanos dentro de ti, si hay alguna actividad, idea, pensamiento que te hacen daño cámbiala, si el esfuerzo, paciencia, amor y constancia no te lo das a ti a tu vida. Entonces como esperas que el día de mañana se sienta diferente. Pon límites a eso que te hace daño, por amor y respeto a ti mismo. Por apreciación a la vida que estás viviendo.

Conviértete en tu mejor amigo, este que escuchas y aceptas así como eres hoy. Este que sabe tu pasado y también tu historia de redención, este que te da las 10000000 oportunidades por que conoce tu verdadero ser, este que siempre te quiere aún cuando estés haciendo payasadas. ¡No me digas, esos amigos no existen a mi todos me han fallado!, entonces selo para ti mismo, vamos ya eres un adulto y te toca hacerte cargo de ti.

¡Bendiciones!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s