La Flor

Hace como dos años tuve, lo que podemos llamar, un encuentro con una flor. Estaba en un curso de Thetahealing. Uno de los ejercicios es leer una flor. Desde ese día mi respeto y admiración por ellas ha cambiado.

Cuando escuchaba personas que decían: “las flores sienten”, “abraza un árbol”. Mi amargura me decía, “gente loca que quiere escaparse de la realidad donde hay niños que pasan hambre.”

Ése argumento me acompañó muchas veces, con la untada de culpa correspondiente. Lo usaba para sentirme mal, para hacer sentir mal a otros y como escudo para dejar de recibir lo que me correspondía.

Bueno, regresando a la flor. En ese ejercicio, me mostró por que era lo que necesitaba escuchar. La fortaleza qué hay en una rosa, en su belleza, en su dulzura, en su vulnerabilidad (UN TEMA PARA MI). No hay forma de ponerlo en palabras, cuando estas informaciones me llegan es como si estuvieras en un estado de súper presencia. Sientes las situaciones. En ese momento, era una con la flor. Me mostró lo fácil que alguien puede aplastarla, pero no había miedo. Ella guardaba su respeto a ella misma, ese miedo no le impedía florecer, ni desarrollaba más espinas. No se preocupaba por como podrían actuar, se ocupaba de florecer. En verdad, hermoso.

Ha pasado ya un tiempo de eso como 3 años y aún siento ese aprendizaje, no es un recuerdo es una sensación completa.

Ayer, saliendo de la oficina, una rosa se cayó en el momento que pasé al lado del rosal. Así completa. Sé que no es coincidencia, así que me regresé y la tome. Pues sé que es para mi.

Ésta es. Es la misma flor, bella y llena de fragancia. De un lado tiene pétalos marchitos y están pegados aún no están listos para caerse. Del otro lado tiene otros rosados, tersos y están completamente separados del todo. Su centro sigue integro. No lucha por mantener pegados los pétalos tersos y separar los otros. No luchó por mantenerse parte del rosal. Sigue manteniendo su belleza. Sigue siendo la flor. Y en su permanencia, en su fluir, en su nula resistencia hay una belleza que no puedo dejar de admirar.

Inmediatamente comprendo el mensaje.

‘Mantén tu centro Dani y deja ir lo que ya no te pertenece aún cuando sea algo terso y aparenta tener vida, si ya se cayó ya no te pertenece.’

Esta flor en su belleza, en lo sencillo de su presencia se siente grande en mi oficina, llegué y había perfumado todo el espacio.

La naturaleza es bastante sencilla, más no simple. Lo es, por que ella vive en el flujo continuo de la vida. Es una expresión de aquello que nosotros hemos intentado nombrar, razonar, estructurar, llenar de leyes. Nosotros también lo somos, estamos llamados a fluir como lo hacen las aves, sabemos como hacerlo. Y me parece que ya es hora que lo hagamos.

Yo me cansé de mi exigencia. De guardar recuerdos que no me sirven, de cargar con un pasado que creía me definía más no es así. También me cansé de seguir una estructura social que no me pertenece, que tiene siglos y que está obsoleta. Me cansé, de tener tantas reglas para poder comunicarme con Dios. Me cansé de tratar de explicar mi vida. Me cansé también, de exigir a los demás. Me cansé de no poder apreciar a los que me rodeaban, no los miraba. Me cansé de ignorar personas en lo cotidiano, ¿sabes? en el alto, en la entrada de una tienda, en las personas que se sientan junto a ti en el cine, el que te sirve el café todos los días, el viene viene que ya conoces, etc. Sólo por que no las conocía, esto me quitaba mucha dicha. Me cansé de sentirme atacada cada que sentía que hablaban mal de mi (sí, se siente, más no es sobre es sobre ellos). Me cansé de no vivir mis sueños, anhelos, deseos como los quieras llamar. Me cansé de temer al fracaso, vaya lección que me dió la vida.

Conforme pasa la vida, me doy cuenta qué hay tantas cosas que simplemente son conductores para la vida. Así como con los aceites, uno no se apega al aceite de coco fraccionado, dejas que entre y lleve el aceite esencial a tu cuerpo.

¿De que te haz cansado tú?

Tal vez algunas cosas aparentan ser hermosas, así como los pétalos “buenos” y también es hora de dejarlos ir. Tal vez algunas lecciones marchitas, aún tienen un poco de sabiduría que dejar en ti.

Escrito 2 de Octubre, 2018.

¡Bendiciones!

Daniela Flores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s