Todas somos Diosas

El objetivo de este post es ¡parar!, sí parar la exigencia que generamos unas sobre otras, las de tez obscura contra las de tez blanca, las fit contra las no fit, las que tienen títulos contra las que no tienen, las que se super maquillan contras las que van natural y demás. ¡Basta! estamos envueltas en una lucha innecesaria, agotadora, que nos esta distrayendo de nosotras mismas y por lo tanto de lo que la riqueza del contraste que te brinda la otra.

Es como un jardín, lo que lo hace maravilloso es la divesidad de plantas, de pasto, flores, piedas, agua, insectos y tierra. Sí todo lo hace bello, todo es necesario para que tu puedas disfrutar de aquello que más te gusta o te hace sentir bien.

IMG_2774
“La Diosa” por Daniela Flores (mencionar referencia)

Me costó años aceptar mi cabello, mi nariz más ancha y grande, mi color de piel, mi boca un poco más grande y sí mi apariencia me hace resaltar, era común la broma de que si estoy espantada, que si explotó el boiler o sí es complicado peinarme; ahora que me veo y me gusta lo que veo, es mucho más común el “que hermoso cabello” , “¡te sienta bien!”, “como que te da estilo”  y más cosas lindas que me regalan y agradezco por que son aplausos que la Diosa sabe agradecer y alimenta esas partes mías que pasaron hambre por años.

El camino de atarme el cabello a soltarmelo, disfrutarlo, dejarlo de pintarlo y sólo lucirlo, fue complicado y ahora es tan natural para mi . Pasé años deseando una operación de nariz y un buen día viendo el programa Buthced, me reflejé tanto que me di cuenta que no quería cambiar nada en mi, que sólo quería amar lo que había en el espejo; agradezco tanto por ese entendimiento fue un regalo que abrió la puerta al llamado a mi misma. –Recuerda la sabiduría llega de todos lados cuando uno está listo para asimilarla.-

Yo creo firmemente que escogemos el lugar en donde nacer y como se me reveló en mi calse de yoga: “tu alma escogió tu cuerpo y por eso es perfecto”

Mi trabajo de vida es amarme completa, sombra y luz, pasado, presente y futuro, sí y no, lo que amo y lo que me cuesta. Mi trabajo es reflejar eso a las mujeres, por que creo fírmemente que en cada Diosa hay un poder de sanación, exacto, amoros, reparador y que es necesario; tanto para reestrablecer a la mujer (energía femenina) y para devolverle su lugar al hombre. ( Energía másculina)

Amar mis raíces afro, es amar un pasado desconocido para mi, es conectar con una parte mía de la cual no tengo referencia más que mis tías que se ven como yo y lo que me refleja el espejo. Es sanar el dolor de generaciones pasadas a las cuales no conozco desde aquí, a través de mi cabello, de mi nariz ancha, de mis poros dilatados y mis ojos cafés obscuro. Amarme a través de las mujeres que me reflejan la belleza en la tez obscura, en sus rizos sueltos en la fortaleza y belleza de lucir diferente.

Amarme a través del amor de mi madre, mi primer amor y la mujer más cercana que tengo y del que yo le tengo, del de mis abuelas, de las mujeres que me rodean  y me brindan una variedad de existencias; reconciéndome en ellas.

La sanación de la Diosa es reconocerse, amarse y tomarse completa; desde ahí la etiqueta que la hace sentir separada, enfrentada, pierde poder y logra liberárse de aquello que la oprimía, pues el amor es libertad y la Diosa lo sabe.

-Disfruta el proceso, cada paso es necesario-

Con amor,

Daniela Flores

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s