La Torre

En una meditación hace unos meses me vi en una torre y desde ahí podía ver mi destino.

La torre me proporcionaba una sensación de seguridad; aunque realmente no sabía de que me protegía. Solo era la idea de que esa torre representaba seguridad, estabilidad.

Mi destino se veía hermoso, lleno de verde, agua, naturaleza, posibilidades, expansión; real. Pero yo estaba en una torre: ¿Cómo llegar a él? Estaba a distancia y aparte no estábamos al mismo nivel, mi destino estaba a nivel de piso y yo en una torre en lo alto.

Supe que la única forma es andar el camino, no tuve miedo. Esta seguridad que me da la torre, ya no la necesitaba.

Comprendí entonces, el valor de las torres, esas situaciones que creamos que nos alejan del destino de nuestra alma.

Nos muestran a que sabe la falsa seguridad, pero también nos dan perspectiva para saber que es lo que realmente deseamos, nos dan la altura para poder reconocer el verdadero llamado de nuestra alma.

Entonces la torre se derrumbo, no sentí miedo. Me sentí segura, a nivel de piso el camino no se ve como desde arriba; sin embargo estoy más cerca, porque al menos puedo andar el camino.

Me sentí orgullosa, por mucho tiempo sólo quise volar desde la torre a mi destino. En ese momento quise caminar el camino pues sé que inevitablemente el llamado a mi destino es más fuerte. El camino, dejó de ser algo a evitar, que no sea andado me da emoción algo que antes me provocaba resistencia.

Andar el camino, es una invitación a retomar el valor a mi experiencia humana, apreciar las torres, permitir que se caigan cuando ya no sirvan, a andar el camino y apreciarlo como la preparación para el siguiente paso: destino eso que nuestra alma desea vivir, no es un lugar fijo, es una energía.

El camino, no es claro, está lleno de hierba más descubrí que sé como quitarla, sé para donde tengo que abrirme paso, es más lento que volar, tiene menos certeza que la torre; pero tiene movimiento, es vida en acción y eso es delicioso.

Así que si te encuentras en una torre y alcanzas a vislumbrar algo que te llama, obsérvalo bien, enamórate y cuando ese deseo sea más grande que la comodidad de la Torre o cuando sea tiempo se va a caer, ten en cuenta que eso que viste está mas cerca aún cuando ahora veas menos que antes.

Tu alma, sabe el camino, sólo tienes que andarlo así paso tras paso, quitar rama tras rama y cuando menos veas ahí estás.

Aparte el camino, tiene vistas increíbles que desde la torre se veían como montones de tierra. Tiene cielos colmados de estrellas, tiene lunas brillantes, lagos cristalinos, fruta fresca y aventuras que tu alma desea.

Daniela Flores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s