No somos tan Diferentes

A lo largo de mis vidas

he sido la esposa y la amante,

la pecadora y la santa,

la que marchita y la que sana.

He sido bendición para algunos

y veneno para otros,

alimento de vida

y aquella que secó sueños.

·

Sin darme cuenta

que no era ninguna de las dos,

sólo era la moneda

donde ambos papeles

se interpretaban.

·

El olvido,

es lo que nos hace

creer que somos diferentes.

Daniela Flores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s