Agua Fresca

En algún tiempo fuiste raíz,

querías dejar la tierra atrás

ir al sol,

ofrecer tus frutos.

Sin saber que el sol,

siempre te alimentó,

aún cuando sólo

veías tierra a tu alrededor.

Los tiempos no era aún,

a ser raíz te enseñó,

convivir con tus ancestros,

honrarlos te fortaleció.

Te mostró el valor de lo interno,

de lo que no se ve a simple luz.

A disfrutar de tus raíces entrelazadas

a la tierra húmeda,

el valor de lo esencial,

de lo básico,

de lo que alimenta.

Cuando te supo fuerte,

abrió el suelo para que florecieras,

con raíces fuertes

vas a la luz ofreciendo tus frutos,

bañados de agua fresca

que las une en un solo ser,

luz y sombra,

planta y raíz,

tierra y viento.

Y es que ahora tus frutos

llevan el sabor a tus raíces,

con hojas verdes que valoran

la sabiduría de los tiempos

y flores que reflejan

la belleza de la paciencia.

Daniela Flores

Un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s