No me entendía, por que no me conocía.

El plan del alma, el plan del alma… no entendía por que mis objetivos terrenales se habían hecho polvo prácticamente de un día para el otro.

Me aferré a ellos lo más que pude, al final quién es una persona que deja todo lo que creía importante de un día para el otro, ¿no?. Pero entre más me aferraba, más sufría, entre más me soltaba todo eso también lo hacía; no saben las noches de terror que pasó mi mente al mismo tiempo que mi alma se fortalecía.

¿Me estaba engañando? ¿Había locura? esto fue lo que más me hizo perder tiempo, la desconfianza a mi propia voz interna, a mi ser, a mis guías, a mi. Y es que no sabía que en mi había esto, que una persona normal y regular como yo podía decir sí a un mundo extraordinario.

Mi vida no cambió para afuera como en las películas, no me fui a explorar el mundo con una mochila, no me gane un premio grande, no pasó nada que pueda usar para demostrarlo… y creanme mi viejo yo pedía esa gran señal. Yo quería algo grande que me demostrara que era cierto, pero me sacaba de la ecuación. Que me pase, por que soy buena… y por ahí no va.

Claro que mi lección personal ha sido fortalecer la conexión con mi ser y yo confiaba demasiado en mi mundo material. No sólo en las cosas, en las relaciones (acciones), en las reacciones de las personas, en todo eso que nos dice que somos buenos, algunas veces la paz interna es la mejor señal de la presencia del amor en tu vida.

Yo “solo” me encontré, me reconocí, me conocí, me tomé y el gran miedo de escucharme se fue. Lo pongo con comillas, pues es la base de mi vida, del plan de mi alma, de mi propósito de vida. Y desde ahí me decidí a escribir, si alguna linea, texto, verso le sirve a alguien para fortalecer su camino me doy por bien servida.

Todos tenemos un llamado de nuestra alma que no se parece en nada a lo que conocemos (generalmente) y algunas veces por querer que se parezca nos lastimamos y salimos corriendo de aquello que nuestra alma pide. Así que si estas lineas o las de alguien más te dan validación, tómalas como esas gotitas de agua dulce que refrescan en verano. A mi me ayudó mucho recibir toda la guía que necesité.

Cuando toque en tu vida la campanilla anunciando el siguiente nivel o más bien, cuando todo se caiga tómalo. Lo mereces.

Daniela

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s