Cómplices

Tu niño perdió el corbatín escolar

que se veía obligado a usar,

esta vez no hubo gritos de mamá

sólo una sonrisa que le resultó familiar.

La mía con las calcetas caídas

con la mitad de la coleta desecha

con todo el arreglo de mamá disuelto.

Así. Se encontraron y se tomaron de la mano.

Cómplices, un par indivisible se volvieron

mirada que admiraba

compañeros de juego.

Risas que adornaban

la rutina diaria que les habitaba

Se encontraron en un mundo

donde ya eran adultos

uno que no les entendía.

Daniela Flores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s