Deja ir el Interrogatorio, quédate con la verdad.

Hay muchas cosas de mi vida para las que no tengo una respuesta verbalizada, sin embargo sé que cuando las necesite y sólo si las necesito las tendré.

Antes vivía llena de preguntas a las que no lograba encontrar respuesta, me llenaban el día esas preguntas. Hasta que comencé a darme cuenta, que la respuesta en la mayoría de las veces era innecesaria.

Sí, sólo quería tener la pregunta por eso no encontraba la respuesta. Era mi forma de entretenerme, de usar mi mente.

Así que con el paso de los años, a fuerza de mucha meditación me doy cuenta que puedes usar tu mente para un montón de cosas, sólo que el tener algo que te preocupa o algo por resolver le da mucho sentido a la vida; porque el colectivo vive en esa energía.

Aún recuerdo el primer día que tuve un momento de paz permanente, cuando fui consciente me dio mucho miedo, me ansié y me pregunté: ¿qué tengo? ¿Qué me pasa, porqué no tengo pensamientos? Y me angustió que lo que antes me preocupaba sólo hubiera dejado de angustiarme sin tener la famosa respuesta o la única solución que yo me había planteado.

Lo que es cierto es que nosotros ponemos la regla en nuestra querida cabeza y no puedes ponerlas desde el mismo sitio desde donde estás generando el problema, tienes que “elevarte” por así decirlo.

Es decir, usar tu mente verdadera que es la que tiene conexión con una consciencia más elevada.

Desde ahí puedes verte, observar tu vida, puedes ver lo unidimensional de tus preguntas (yo las veo como un anuncio de cartón de esos donde se anuncian las películas) y darte cuenta que te estás aferrando más al conflicto que a la liberación.

Usa al amor, dile amor dame una perspectiva más amplia y a medida que la permitas la verás. Ya la sabes, ves esa voz que está tranquila como Yoda, pues esa la sabe sólo que uno no le hace caso a menos que le conozcas. Resultó que no era sólo un viejito verde, que escupe verdades metafóricas que no logras comprender.

Has las pases con tu propio Yoda, aprende a conocer su lenguaje, sus tonos, su voz, su vibración, su intención y permite que te muestre el camino a tu propia mente, a tu belleza y al amor.

Daniela Flores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s