Cuando me encontré con el miedo.

Hace dos semanas, me sentí tan mal, pensé que era gripa, ya sé un miedo común hoy en día. Al final sólo fue alergia. Sin embargo, se que todo es energía; así que me puse a trabajar, ¿que se me quería mostrar?

Una parte mía conectó con el miedo de quién se enferma de gripa o cualquier cosa hoy en día, el miedo es real, la desesperanza, el dolor de la pérdida es real.

Aún cuando fui consciente como se fue construyendo esta borágine llena de miedo y desesperanza, sí creo que en mucho construida, sé que tengo mi poder propio y recurrí a él, en unas horas me recuperé. También es cierto qué hay personas que están sufriendo, que tienen miedo, no podemos borrar eso. Yo lo sentí unos minutos, me permití sentirlo a fondo, y cuando estás ahí en el miedo, en la desesperanza, en el terror parece no haber nada que te saque de él, sí lo sentí, sabía que tenía que ir ahí.

Para poder vivir en la luz, he tenido que aprender a tomar mi sombra, esa parte molesta, pegajosa que siempre tiene algo que mostrarme. En éste caso mis propios miedos, mis propios terrores, ahí guardados.

En mi creencia somos uno, ese viernes sentí el miedo, la tristeza, el dolor.

Entonces fui a mi miedo, lo vi como una caja de cartón con una portada de virus verde horrible impreso en grande, yo era más pequeña. Entonces, me permití verlo de cerca ¿que era lo que me aterraba de una caja de cartón? Pude verlo y no encontré nada, solo era la reacción automática que genera mi mente, respiré y lo vi realmente lo vi. Era el color, lo grande, lo aprendido de mi cerebro a temerle. Entonces ya no era pequeña, era más grande, pude ver dentro de la caja y nada, mi caja estaba vacía.

Pregunté, ¿que tengo que aprender yo de esto?. La respuesta fue obvia, ver detrás de la portada del miedo no sólo de un virus, si no de los que vengo cargando y que obviamente es hora de ver dentro. Para mi es una invitación a crecer, como todo en mi vida.

Sí, primero tuve que ver el miedo, sentirlo, y pude saber un cachito de lo que muchos están viviendo. Imagina tu ciudad sin persona alguna fuera, con noticias que te dicen que más murieron, que no hay espacio en los hospitales y uno pide por que las personas que amas estén bien; que quién esté enfermo encuentre contención para su miedo al igual que las personas que le rodean, los médicos, enfermeros, todos los que están haciendo guardias, atendiendo, consolando.

Y sí, sentí miedo por que todos estuvieran bien, sentí su miedo y este es un post para sentir, para decir sí, se lo que es tener miedo, lo sentí, lo entiendo y espero que las oraciones en tu favor lleguen a ti.

Dentro de todo, disfrutemos de la paz que encontramos en el oasis de nuestro hogar, nuestro cuerpo, nuestra casa, nuestros espacios, nuestra mente, nuestra alma.

Sí, tú tienes la capacidad de contener tu miedo, de ver esta situación de un punto donde hay más perspectiva, date 5 minutos conscientes diarios para emanar esa paz, esa tranquilidad, ese amor por qué hay personas que en este momento no pueden darlo, dalo tú.

La red energética es una, y el amor claro que aporta.

¡Bendiciones!

Daniela Flores

Un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s