La Pequeña Puerta

Tras la pequeña entrada

de la puerta destartalada,

pasando el marco del miedo,

había una cascada

de agua dulce y fresca

que renovó nuestro ser,

tomados de la mano

entramos hacia lo desconocido,

nos sorprendimos juntos,

nos sanamos juntos

en aquella casa

de puertas pequeñas

y pintura desgastada

que parecía no tener

nada que ofrecer,

a ti y a mi todo nos lo dió.

 

Daniela Flores

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s