Amor Materializado.

Publicada originalmente en mi página de Facebook el 6 de julio de 2014
¿Necesitamos un amor materializado para sentirnos amados?

El otro día platicando con mi mamá me dijo es que somos “materialistas”, por que necesitamos prueba material de todo en aquello que creemos. Sentí tanta verdad en eso y lo puso justo en las palabras exactas que ya rondaban en mi mente. 

Es cierto, una parte de mí no tiene temor, ni le pesa confiar. Al contrario se alegra de sólo confiar, el confiar, el crear la hace muy feliz; pues la vida le ha demostrado que la ama y hay otra parte de mi que requiere comprobación física y no es nada, nadita paciente. Entonces caí en la cuenta que esa renuncia que se nos pide para poder vivir a Dios, no es sólo de cosas materiales es de la manifestación física de las cosas que deseamos. Es renunciar a la urgencia de que se materialice para sentirnos protegidos, escuchados, amados por ese poder superior; para saber que nuestros esfuerzos ya sabes el dejar pasar a alguien en la fila, ser honrado en el trabajo, el reto físico de alguna enfermedad son remunerados con bendiciones.

A mi sólo me quedó claro amando. Amar es decisión de cada uno de nosotros, si yo decido amar a alguien eso no lo “obliga” a amarme, aunque seguramente lo hace pero a su modo. A claro pero yo me empeño en “sólo” recibir el amor como yo creo que debe de ser. Éste ha sido el aprendizaje más grande de la vida. La gente ama como mejor puede, no necesitas que te amen para amar, amar es un estado que nos permitimos vivir y el amor siempre llega de regreso, siempre, siempre. Pero en algún momento, creo que de las telenovelas, aprendí que el amor es algo que se intercambia, cuando no es así. Nosotros somos amor y podemos decidir vivir en él o no. 

Así que tengo todo una vida para perfeccionar regresar siempre al amor, no sé si se pueda vivir sin esa parte “materialista” pero si sé que se puede regresar al amor y que desde ahí la vida se vive diferente, te desgastas menos, disfrutas, creces, compartes, perdonas y puedes realmente amar, ver lo más bonito en los demás, hay menos drama y sobre todo el solo vivir en él. 

¡Claro que quiero la materialización, nena!. Es deliciosa, disfrútala, vívela, por que llevas tiempo creándolo; más no olvides que antes de ver la flor fue semilla sin flores, sin raíz, sin tallo. Creo que he dejado de temer. (Actualizado)

No hablo solo del amor de pareja, si no de todas las manifestaciones de amor que hay. Amistades, familia, desconocidos, conocidos, novios, ex-novios, amores primarios, secundarios y de los que duran toda la vida.

El amor es tan limpio que no se defiende, no se envanece, perdona todo, no se infla… no entra en juegos de poder, de dignidad. Es lo hermoso que es tan fuerte y poderoso que no requiere más que dejarlo fluir. 

Todos tenemos acceso a él, sin importar cual sea nuestra historia de vida, nuestra creencia, todos somos llamados a él.

Creo que el amor es tan grande que se manifiesta de diferentes maneras en la vida de cada quién y al compartirlo con alguien más crece, si lo vemos así hay posibilidades infinitas de amor, así que ahora me doy cuenta que no puedo definir algo que siempre esta en continuo crecimiento, que es capaz de curar, de sanar vidas, de dar vidas, de hacer brillar, de salvar, de perdonar, de hacer recapacitar, de hacer carecer, de dar, de recibir… como mides o defines algo que siempre esta en constante evolución… sólo queda más que vivirlo en cada momento.

Ser cariñosos con nosotros cuando nos demos cuenta que estamos siendo “materialistas”, apreciar las manifestaciones que ya estamos viviendo y regresar al amor para vivir el presente. 

Si hemos creado un mundo de miedos, predicciones de crisis y enfermedades; es hora de crear un mundo con alegría, esperanza, salud y abundancia para todos.

¿Realmente necesitas las flores, la música, la ida al restaurant, la publicación en el face, las fotos públicas?

Haz una lista de lo que “no tienes” y date cuenta si realmente lo necesitas, es aprendido o sí lo que realmente quieres es el significado cultural que hay detrás.

Entonces haz una lista de lo que sí tienes y te gusta, tira la otra y enfócate en la nueva lista. Así como las flores, cuando se empieza a secar una flor la dejan secar y siguen alimentando las que están floreciendo.

Créeme hay muchas cosas que no necesitas, que no disfrutas y que sigues pidiendo como si te fueran necesarias y eso es aprendido. Comienza a apreciar tu preciosa existencia.

Daniela Flores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s