Sin Agua, el Corazón No Late

Estuve ahí expectante,

paciente otras veces no tanto,

en guardia, pendiente, disponible.

Me hice buena buscando sinónimos

que me permitieran estar cerca de ti,

hambrienta bueno tal vez más sedienta.

Sin comida podemos vivir unos días,

pero sin agua,

sin agua el corazón no late.

Mi corazón nunca dejó de latir,

mi esperanza está en el tic tac que te llama,

en que lograrás indentificarlo en la noche silenciosa,

de entre el tumulto de tu día,

tal vez en tu propio tic tac.

En las noches obscuras de tu alma,

cuando parecías sentirte tan sólo,

ahí latió más fuerte.

Casi sentí como salía de mi pecho,

como quería correr al tuyo,

acurrucarse junto al tuyo,

hacer una fogata

y tocarse el alma.

Daniela Flores

Un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s