Tiempo

Sin principio, ni final,

aparentas tener necesidad,

algunas veces te quedas más de lo que quisiera

otras te vas sin poderte apreciar.

Mi reflejo en el espejo

me dice que existes,

pasas en verdad.

¿En verdad?

Y por que al cerrar los ojos

aún siento el abrazo de mamá

que sabía a leche,

las risas con mi compañero de juegos

que hacían sentir la panza explotar,

la mirada de mi pa cuando me veía jugar.

Y es que el tiempo pasa,

se adelanta, se atora, se espera,

es benévolo en nuestro andar

desdoblándose al ritmo que podemos asimilar,

encuentra y desencuentra,

para llevarnos a su correcto lugar.

Mi vida en algunos dobleces

luce como una obra de papiroflexia

inconclusa, sin sentido,

es ahí donde recuerdo el paso lento del tiempo,

que me baña de confianza,

me pide paciencia

y me da claridad.

Así, he descubierto que el tiempo no es lineal,

me es imposible seguir pensando en minutos caducados,

cuando veo como se contrae y desdobla,

con la misma precisión que un reloj suizo,

para orquestar la vida que se me ha regalado.

Daniela Flores

Un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s